Casos de éxito

Que las deudas no te quiten la sonrisa

Detrás de cada cliente, hay una historia

Gabriela, Nelson, Manuel... ya son miles las personas que han recuperado su sonrisa, porque hoy en día las deudas ya no le quitan la sonrisa a nadie. Entonces, ¿por qué preocuparte?

¿No te lo crees? Si la sonrisa de nuestros clientes no lo demuestra, echa un vistazo a las resoluciones judiciales que nos avalan.

Historias con finales felices

Felices, comiendo perdices y sin deudas

Gabriela

Dependienta, 37 años

No me revonaron en el trabajo y tuve que pedir crédito para mantener a mi hijos. No me salía nada y al cabo de un tiempo empecé a retrasarme en mis pagos y comenzaron las llamadas. Un amigo me dijo que había oído hablar de una ley nueva que te permitía cancelar tus deudas. Hable con mi abogado y después de un año se acabaron las preocupaciones y los agobios.

Deuda cancelada

Rafael

Autónomo, 51 años

Tras años trabajando por cuenta ajena, me animé montar mi propia empresa. Pedí un préstamo al banco y mis familiares me ayudaron con lo que pudieron. Al principio parecía ir bien, pero mi empresa no terminó de arrancar y no pude recuperar la inversión. La ley me ha dado una nueva oportunidad para volver a intentarlo, esta vez sin los errores del pasado.

Deuda cancelada

Eusebio

Jubilado, 71 años

Cuando me jubilé, mi mujer y yo vivíamos dignamente gracias a que teníamos un piso arrendado. Pero el inquilino dejó de pagar las rentas y se negaba a irse. Con nuestra modesta pensión no podíamos afrontar la hipoteca y tuvimos que asesorarnos para buscar una solución. No ha sido un proceso sencillo, pero ha valido la pena, hemos recuperado nuestro piso y la tranquilidad.

Deuda cancelada

Nelson, 33 años

Camarero, 33 años

Tuve que sobreendeudarme para mantener a mi esposa y tres hijos. En el trabajo no me subían el sueldo y cada vez me costaba más llegar a fin de mes. Pedía créditos para pagar intereses de anteriores préstamos. Era un círculo vicioso y me obligué a ponerme en manos de un abogado. La verdad es que no me creo a día de hoy me haya librado de tanta deuda, ha sido increíble.

Deuda cancelada

Nuestro mayor triunfo

Gente emprendedora que asume riesgos.

Manuel

Empresario, 45 años

La empresa familiar iba genial hasta que con la crisis todo cambió. Nuestra facturación descendió enormemente y nos vimos obligados a declarar en quiebra a la empresa. Entonces, todos los acreedores de la empresa empezaron a reclamarme las deudas que había avalado con mi patrimonio personal. Era una cantidad que no podía pagar ni en tres vidas. Después de dos años por fin se ha terminado mi infierno y tanto yo como mi familia podemos volver a vivir tranquilos.

Deuda cancelada

En cumplimiento de la normativa de protección de datos, las resoluciones colgadas en la Web se difunden previa supresión de los datos de identificación de los beneficiarios de la exoneración del pasivo insatisfecho para asegurar en todo momento la protección del honor e intimidad personal y familiar. Los nombres e historias que aparecen en la Web han sido alterados y pueden no corresponderse con la realidad. Las personas que acompañan las historias son modelos y en ningún caso se corresponden con las personas que han visto canceladas sus deudas. De conformidad con nuestra política, no nos lucramos a costa de la imagen de nuestros clientes.

¿Necesitas un reset económico? ¡Hazlo con nostros!

No es tan fácil como apretar un botón, pero...

Es menos complicado que seguir endeudado, ¿no crees?

Enviar mensaje
1
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿Tienes dudas o preguntas? ¡Estamos aquí para ayudarte!