Con la Ley de Segunda Oportunidad

Particular o autónomo, estás de enhorabuena.

Si tus obligaciones no te dejan llegar a fin de mes, tenemos algo que decirte: cancelar deudas mediante un proceso legal supervisado por un juez es una realidad, tan solo necesitas dejarte asesorar por profesionales en insolvencias.

Seas particular o empresario, queremos animarte a iniciar un expediente de Segunda Oportunidad para que puedas salir adelante. 

¿Es posible cancelar mis deudas?

Sí, cancelar tus deudas es posible. La Ley de Segunda Oportunidad protege al deudor insolvente que no tiene recursos económicos para pagar sus deudas, siempre que se cumplan determinados requisitos. Pero lo cierto es que, a diferencia de lo que muchas personas creen, no tienes por qué vivir endeudado durante el resto de tu vida. ¡Como deudor tienes unos derechos que debes hacer valer!

¿Qué ventajas tiene la Ley de Segunda Oportunidad?

La Ley de Segunda Oportunidad desde el primer momento te va a proporcionar la seguridad y la tranquilidad que necesitas si te encuentras en una situación económicamente delicada, pues despliega una serie de efectos que tienen como objeto crear un marco de protección para el deudor insolvente:

  • No te podrán exigir las deudas que vayan a ser canceladas.
  • Se suspenderán las ejecuciones judiciales y los embargos sobre tus bienes.

Una vez que el proceso haya finalizado, te encontrarás sin deudas y habrás saneado tu situación económica. Entre otras cosas, lo que puedes conseguir con la Ley de Segunda Oportunidad es:

  • Cancelación del 100% de tus préstamos bancarios.
  • Eliminación de tus datos personales de los listados de morosidad (ASNEF, RAI…).
  • Posibilidad de volver a obtener financiación bancaria.
  • Levantamiento y cancelación de embargos

Caso real cliente

Sin Sayonara Deudas

Ingresos:

Nómina 1.200 euros/mes

Deudas:

Préstamo personal: 20.500 euros

Microcrédito: 2.000 euros

Ejecución aval: 60.000 euros

Situación judicial:

Nómina embargada

Con procedimientos judiciales en trámite

Incluido en listados de morosidad

Insolvente

El deudor no puede afrontar la deuda con sus ingresos.

Con Sayonara Deudas

Ingresos:

Nómina 1.200 euros/mes

Deudas:

Préstamo personal: 20.500 euros

Microcrédito: 2.000 euros

Ejecución aval: 60.000 euros

Situación judicial:

Sin embargos

Sin procedmientos judiciales

Sin inclusiones en ficheros de morosidad

Solvente

Gracias a la Ley de Segunda Oportunidad.

Cancela tus deudas desde casa

¡Tenemos buenas noticias para ti! Ahora puedes cancelar tus deudas desde la tranquilidad de tu hogar, sin necesidad de desplazamientos. Nos encargamos de todo lo necesario para asegurarnos de que veas cancelado el máximo de deudas en el menor tiempo posible. Lo único que te pediremos es que nos facilites la documentación que necesitaremos para poder tramitar tu expediente.

Solicite asesoramiento

Todo lo que debes saber sobre el acuerdo extrajudicial de pagos | Sayonara Deudas

Te lo explicamos de manera sencilla

¿Qué es la Ley de Segunda Oportunidad?

La Ley 25/2015, de 28 de julio, conocida como “Ley de Segunda Oportunidad” es un mecanismo introducido por el legislador en el año 2015 para incentivar el emprendimiento y evitar que un fracaso económico pueda determinar el futuro de autónomos, trabajadores y familias que por circunstancias del destino se han visto rodeados de deudas.

Así, en palabras de la misma Ley, su objetivo es “que una persona física, a pesar de un fracaso económico empresarial o personal, tenga la posibilidad de encarrilar nuevamente su vida e incluso de arriesgarse a nuevas iniciativas, sin tener que arrastrar indefinidamente una losa de deuda que nunca podrá satisfacer”.

Esta normativa prevé una “Segundad Oportunidad” para todas las personas que no puedan afrontar sus deudas, permitiendo liberarse de ellas y comenzar de cero en un escenario sin preocupaciones financieras.

Miles de empresarios que fallaron en su empresa, de trabajadores que perdieron su empleo, de jóvenes amedrentados por sus deudas y de familias sin recursos ya se han acogido a la Ley de Segunda Oportunidad y pueden volver a ser felices.

Y tú, ¿a qué esperas para cancelar deudas?

¿Puedo acogerme a la Ley de Segunda Oportunidad?

¡Seguro que sí!

La ley exige que se cumplan unos requisitos para poder acceder a la cancelación de tu deuda, que técnicamente se conoce como el “beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho” o “BEPI”, que no suelen ser problemáticos.

1.- Ser una persona física, empresario o no.

2.- Tener deudas con dos o más acreedores

3.- Que tu concurso de acreedores no haya sido calificado como culpable.

Significa que no debes haber cometido actos culpables que puedan haber generado o agravado tu situación de insolvencia. Por lo general, tu situación de insolvencia habrá sido fortuita, por lo que cumplirás este requisito.

4.- Que no hayas sido condenado en sentencia firme por delitos contra el patrimonio, contra el orden socioeconómico, de falsedad documental, contra la Hacienda pública y la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores en los 10 últimos años.

Si te encuentras incurso en un procedimiento de este tipo, el juez deberá suspender la decisión sobre la concesión del beneficio hasta que recaiga resolución firme.

5.- Haber intentado sin éxito un acuerdo extrajudicial de pagos.

Cuando sea posible, es necesario que intentes llegar un acuerdo extrajudicial de pagos con tus acreedores. Esto lo harás con nuestra ayuda y la del mediador concursal en una fase previa a la declaración de concurso. En definitiva, se trata de proponer un acuerdo de aplazamiento y/o quita de la deuda que te permita superar la situación de insolvencia.

Por lo general, la mayoría de los acuerdos acaban fracasando ante la imposibilidad de llegar a uno dado la elevada deuda existente y la poca capacidad económica del deudor.

Es importante intentar este acuerdo, aunque sea meramente simbólico, porque la ley otorga un trato más favorable al deudor que ha intentado alcanzar un acuerdo. Si no lo intentas, es posible que el proceso sea más rápido, pero las condiciones para cancelar tu deuda serán menos favorables.

¿Podré cancelar todas mi deudas?

Una vez se te declara en concurso, toda la deuda anterior a esa fecha pasa a ser crédito concursal, lo que significa que su pago se condiciona a las prescripciones de la Ley Concursal y, en principio, será objeto de cancelación.

Por lo general, toda la deuda puede ser cancelada, a excepción de las siguientes:

  • Deudas públicas
  • Deudas por alimentos

Además, la ley te obliga a satisfacer previamente los créditos contra la masa y los créditos privilegiados.

Los créditos contra la masa son deudas que se generan por el devenir del concurso y siempre con posterioridad a este. Por ejemplo, los gastos judiciales necesarios para solicitar y declararte en concurso; los honorarios de los abogados y administradores concursales; gastos derivados de la actividad profesional del deudor; salarios de los trabajadores a tu cargo, alimentos, etc.

Por ello, es importante que una vez seas declarado en concurso te mantengas al corriente de pago en el suministro de la luz, agua, internet, impuestos y demás obligaciones imprescindibles, porque acumular deuda nueva irá en tu contra cuando tengas que solicitar el BEPI.

Los créditos privilegiados son la deuda garantizada con un bien o derecho que está afecto a ella (hipoteca, leasing, etc.). En estos casos, antes de cancelar la deuda deberás liquidar el bien al que está afecto. Por ejemplo, en una hipoteca deberá venderse o subastarse la casa. Si tras la venta o subasta quedara deuda pendiente, el remanente será objeto de exoneración.

Estas son las denominadas deudas no exonerables. Al margen de las deudas anteriores, todas las demás pueden ser objeto de cancelación.

Si estás preocupado por conservar tu vivienda hipotecada, tienes que saber que es posible acceder al BEPI y mantener tu casa bajo determinadas condiciones, que más adelante te explicamos.  Igualmente, si tienes mucha deuda pública con Hacienda, Seguridad Social o cualquier otro organismo, no te preocupes porque seguramente no tengas que pagar ni la mitad.

¿Qué pasa si no puedo afrontar la deuda no exonerable?

Si tu situación no te permite satisfacer la deuda que no puede ser objeto de cancelación, te deberás someter a un plan de pagos.

Un plan de pagos es un calendario de pagos donde determinas cómo vas a pagar la deuda no exonerable. Por ejemplo, si no has podido afrontar los suministros de la luz (100€) y el impuesto de la renta (300€), siempre que sean de un período posterior a la declaración de concurso, tendrás unos créditos contra la masa de 400 euros y deberás establecer en el plan de pagos un calendario para su pago aplazado. Así, podrías proponer pagar 100 euros al mes durante los próximos 4 meses.

Este plan de pagos será aprobado por el juez del concurso y una vez cumplido y satisfecho toda la deuda no exonerable, obtendrás el beneficio de exoneración del pasivo respecto el resto de deuda sí exonerable. 

La única diferencia es que si te tienes que someter a un plan de pagos debes cumplir unos requisitos adicionales, que no suelen suponer ningún problema en la práctica:

1.- No haber rechazado dentro de los 4 años anteriores a la declaración de concurso una oferta de empleo adecuada a tu capacidad.

2.- No haber incumplido los debes de colaboración y de información respecto del juez del concurso y de la administración concursal.

3.- No haber obtenido el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho dentro de los diez últimos años.

¿Es necesario intentar un acuerdo extrajudicial de pagos?

Uno de los requisitos para cancelar la totalidad de la deuda es haber intentado un acuerdo extrajudicial de pagos. En la mayoría de los casos es un trámite simbólico que incluso en algunos casos no es necesario realizar.

Para poder ver la totalidad de la deuda cancelada es necesario intentar este acuerdo. En caso contrario, la cancelación estará limitada al 75% de la deuda exonerable. 

¿Quieres saber con más detalle en qué consiste este procedimiento? Te invitamos a leer este artículo.

¿Me tengo que declarar en concurso de acreedores?

Sí, por supuesto. 

Para poder cancelar tus deudas es necesario que estés en una situación de insolvencia, de lo contrario no tiene sentido cancelarla si puedes afrontarla sin problemas.

Ser insolvente significa que no puedes cumplir regularmente con las deudas que te son exigibles, o que prevés que no podrás hacerlo en adelante. Este presupuesto es el que justifica que se te vayan a cancelar tus deudas.

¡No te asustes! La declaración de concurso no es algo negativo, sino todo lo contrario, te permitirá poner fin a las reclamaciones, ejecuciones y paralizar el pago de tus deudas anteriores.

Se designará un administrador concursal que se encargará de supervisar y cuidar tu patrimonio mientras dure el procedimiento concursal y obtengas la exoneración tus deudas. Además, nosotros estaremos en estrecho contacto con él y contigo para colaborar y proporcionarte todo el apoyo necesario para evitar cualquier molestia.

Puedes leer este artículo para conocer un poco mejor en qué consiste el concurso de acreedores.

¿Podré conservar mi vivienda?

Una de las preguntas más frecuentes de las personas que se acogen a la Ley de Segunda Oportunidad es si van a poder conservar su vivienda o la van a perder en el proceso.

Honestamente, no puede darse una respuesta absoluta, sino que dependerá de las circunstancias personales de cada deudor. En ocasiones, si se cumplen unos requisitos, el juez puede autorizar el mantenimiento de la casa.

Cuando nos expliques tu caso nosotros te informaremos de los pasos a seguir para ver tu deuda cancelada y conservar tu vivienda. 

Si deseas saber un poco más sobre el tema, te invitamos a que te leas este artículo de nuestro blog.

¿Cuánto dura todo esto?

¡Si por nosotros fuera, en 24 horas tendrías todo solucionado!

Pero lo cierto es que la duración del procedimiento dependerá de la complejidad del expediente y de cómo se desarrolle, unido sobre todo al volumen de trabajo del juzgado competente, por lo que no resulta fácil dar una aproximación. Por ejemplo, cuando el deudor no tiene activos la tramitación del expediente es mucho más rápida que cuando sí tiene.

Podríamos decir que un proceso desarrollado en circunstancias normales debería durar un mínimo de 6 meses y un máximo de 24 meses.

En cualquier caso, tenemos como objetivo que nuestros clientes vean canceladas sus deudas en el menor tiempo posible. Con independencia de cuanto dure el proceso, desde el primer momento te proporcionaremos el apoyo y la tranquilidad que te mereces.

¿Cuál es el coste del procedimiento?

Cada fase del proceso tiene una serie de gastos, que varían en función de la complejidad del expediente.

En el acuerdo extrajudicial de pagos deberás afrontar los aranceles notariales para el inicio del expediente (200-400 euros) y la retribución del mediador concursal, que depende del activo y del pasivo del deudor pero suele ser bastante reducida (por lo general, no alcanza los 100 euros).

De ser necesario tramitar el concurso, deberás afrontar también los honorarios del administrador concursal, que no podrán ser superiores a los percibidos por el mediador concursal.

Finalmente, están nuestros honorarios, que son tarifas económicas y en todo caso fraccionables en cómodas cuotas, para que puedas afronta los gastos sin problemas. 

Recuerda que los gastos del procedimiento suponen un gasto mínimo en comparación con la deuda impagada que un deudor puede acumular. La alternativa a la Ley de Segunda Oportunidad es continuar endeudado, con las consecuencias nocivas que conlleva tanto para tu esfera económica como para la personal.

¿Necesitas ayuda?

Sabemos que puede ser un poco complicado entender todo esto de cancelar deudas...

¡No pasa nada! Si tienes dudas o preguntas, ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de resolverlas. Queremos que nuestros clientes entiendan en qué consiste el proceso.

Más información

¿Quieres saber más?

¿Estás valorando acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad? Échale un vistazo a nuestros artículos para conocer con más detalle en qué consiste el proceso.

Enviar mensaje
1
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿Tienes dudas o preguntas? ¡Estamos aquí para ayudarte!